lunes, 6 de septiembre de 2010

Productos colombianos son 17% más costosos para Venezuela

Cúcuta. Bastante se ha dicho sobre la nueva etapa de relaciones colombo-venezolanas: El restablecimiento de la confianza, pago de la deuda por Cadivi, la necesidad de diversificación de mercados, el estado de la economía de Venezuela, entre otros, hacen parte de los aspectos que más se mencionan. Pero, ¿qué papel juega la tasa de cambio en la dinámica de dichos flujos comerciales? Si bien analistas sostienen que para nadie es un secreto que no se volverá al dinamismo comercial visto entre 2003-2008; la posibilidad de iniciar una nueva era entre ambas naciones, hace pensar, de todos modos, al Centro de Estudios Económicos de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras en Colombia (Anif), que no sólo se trata de un problema de diplomacia y bloqueo comercial, sino también de precios relativos, lo que afecta a las exportaciones hacia Venezuela.Anif estima que los exportadores colombianos enfrentarán una tasa de cambio nominal (bolívar-dólar) promedio de Bs.6,2/dólar durante el 2010, que según los cálculos del centro de estudios, es superior en 24% a la observada el año inmediatamente anterior (Bs.5/dólar). "Durante el año 2009, el desplome del precio internacional del petróleo y las restricciones de Cadivi a los productos colombianos generaron escasez de divisas para dichos flujos comerciales. Así, 70% de ellos pasaron a negociarse a la tasa de cambio paralela (Bs.6.2/dólar en promedio durante el año 2009) y el 30% restante a la tasa de cambio oficial (Bs.2.15/dólar)", señala Sergio Clavijo, director de Anif, en el informe que contó con la colaboración de Manuel I. JiménezSeñala este Centro, que a la hora de la facturación lo que cuenta es la relación peso-bolívar. "La tasa de cambio (peso-dólar) ha venido registrando una apreciación media del orden del 10% anual a lo largo del presente año", indica el informe de Anif, al tiempo que advierte que dicha situación, unida a la devaluación nominal de 24% del bolívar-peso y al diferencial de inflaciones, arroja una apreciación de 17% real anual en pesos-bolívares a septiembre de 2010, lo que lleva a concluir que la inflación venezolana (30% anual), no será suficiente para compensar los movimientos de la tasa de cambio cruzada bolívar-dólar-peso.Recientemente el embajador de Venezuela en Colombia, Gustavo Márquez, en entrevista con El Mundo Economía y Negocios, dijo que se encontraron "unas diferencias inexplicables en el sentido de que algunos precios de exportación de productos colombianos a Venezuela resultaron ser mucho mayores", justificando incluso, que era más costoso para el país importar de Colombia que de otros países. Hecho que generó reacciones en el vecino país.De igual forma, el director del Centro de Estudios Económicos de la Escuela Colombiana de Ingeniería, Eduardo Sarmiento, opina que una de las razones de los mayores costos se puede explicar por la considerable revaluación que la economía colombiana ha experimentado, lo que ha encarecido los productos colombianos, no solo en relación a Venezuela sino a otros países de América Latina. "Obedece a la política de inversión extranjera que ha propiciado la revaluación".Anif propone que para enfrentar este problema se eviten mayores monetizaciones, además del control al endeudamiento externo del sector privado; y los controles de capital donde sea pertinente para evitar mayores presiones sobre la relación peso-dólar