lunes, 27 de abril de 2009

Solo en Venezuela: Cadivi sugirió a las cámaras bilaterales acudir al paralelo

"La Comisión de Administración de Divisas no tiene dólares. El Banco Central de Venezuela sólo le está autorizando 2,5 millardos mensuales y la demanda supera los 6,5 millardos de dólares. La razón obedece a que el Gobierno se se cubre las espaldas y ha dado la orden de que las reservas internacionales (parte de los ahorros de la nación) no desciendan por debajo de 25,5 millardos de dólares. Por ese motivo, la propia comisión les ha sugerido a los importadores que acudan al mercado paralelo. En una reunión, la semana pasada en la sede de Cadivi, representantes de algunas de las cámaras de comercio binacionales escucharon de la boca del vicepresidente de operaciones de ese organismo, Eduardo Escalante, que la comisión no tiene las divisas necesarias para atender todas las solicitudes de compras en el exterior. Además, exhortó a los presentes a que acudan a adquirir dólares a través de vías distintas a la oficial (mercado paralelo), aseguró uno de los presentes en esa reunión, quien prefirió mantener su nombre bajo la reserva. La prioridad -según reconoció Escalanteseguirá siendo la importación de alimentos y medicinas, y cuidar las reservas del BCV. Sin control. La divisa no oficial ha experimentando un comportamiento alcista que mantiene preocupados no sólo a los importadores, sino también a los ciudadanos comunes que desean viajar y que han tenido que afrontar un recorte de 50% en las divisas preferenciales a través de las tarjetas de crédito. El economista Asdrúbal Oliveros explicó que este incremento en la cotización se debe a que toda esa demanda que no está atendiendo Cadivi se ha encontrado con que tampoco hay oferta suficiente para atender las solicitudes en el mercado no oficial. El principal oferente que es Pdvsa se ha abstenido de intervenir en ese mercado por las implicaciones del caso de la empresa Rosemont Finance Corporation, a través de la cual la petrolera y los operadores cambiarios hacían sus transacciones en el mercado de permuta. Extraoficialmente, se ha dicho que Pdvsa llegaba a canjear entre 70 millones y 80 millones de dólares en ese mercado. Oliveros agregó que la incertidumbre que crea en el Gobierno no saber cuándo se recuperarán los precios del petróleo -principal fuente de ingresos de la nación- unido al excesivo gasto que debe manejar lo ha obligado a tomar medidas inimaginables que lo colocan en una suerte de limbo por no ser precisa su legalidad ante la existencia de la Ley contra Ilícitos Cambiarios. El economista agregó que la estrechez económica hace que Gobierno busque preservar los dólares a como dé lugar. Juan Socias, presidente de la firma Grupo Soluciones, explicó que ese instrumento legal no tiene reglamento. "Con esa ley todo se ha basado en las interpretaciones que le han dado los interesados, pero sin reglamento es difícil de saber qué es legal y que no". Socias indicó que la deuda acumulada que tiene Cadivi con los importadores por solicitudes en proceso sin respuesta -y por lo tanto sin liquidación- está alrededor de los 40 millardos de dólares en lo que va de año. Sin embargo, aclaró que desde el 28 de febrero la comisión no publica cifras oficiales, por lo que el número podría ser mayor. Más impacto. La migración hacia el mercado permuta también impactará en el bolsillo del venezolano, según el profesor Humberto García Larralde. "El mercado paralelo es referencia para la reposición del inventario, incluso para los importadores que obtienen divisas de Cadivi (a 2,15 bolívares por dólar). Todo esto lo que indica es que hay un impacto inflacionario indudable". El economista Jesús Cacique calculó que el ingreso petrolero para este año debe estar alrededor de 39 millardos de dólares, lo que significa que la capacidad de otorgamiento de Cadivi debe estar por el orden de los 25 millardos de dólares (en 2008 fueron 48 millardos de dólares). "Esto significa que el mercado no oficial tendrá una inyección de 29 millardos de dólares aproximadamente, un peso nada despreciable y con consecuencias serias para la inflación". La "institucionalización" del mercado paralelo no es algo que sorprenda a los empresarios, pues desde que se congeló el otorgamiento de las cartas de crédito (requisito fundamental para realizar las importaciones) que otorgaban los bancos se presumía, según Socías, que se suscitaría un inconveniente grave con el flujo de los dólares. He aquí un capítulo aparte que tiene que ver con la deuda que mantiene Cadivi con las instituciones financieras y que a la fecha asciende, según cifras extraoficiales, a 500 millones de dólares, por no haber reconocido los consumos en le exterior de los tarjetahabientes. Esto ha traído como consecuencia que algunos bancos no estén autorizando los consumos de sus usuarios fuera del país."
Fuente: Entornointeligente