jueves, 12 de febrero de 2009

Indepabis investiga a almacenadoras del puerto de La Guaira

El Universal: "La presencia de un presunto boicot, llevado a cabo por las almacenadoras que hacen vida en el puerto de La Guaira, comenzó a investigar ayer Indepabis, a fin de verificar si son los dueños de esas empresas privadas dedicadas al almacenamiento de los contenedores las que estarían ocasionando tantos retrasos dentro de esa terminal marítima. El presidente del organismo supervisor, Eduardo Samán, estuvo ayer en La Guaira realizando un recorrido por ocho almacenadoras y señaló: "Pudimos constatar que la mayoría de ellas poseen en sus instalaciones igual cantidad de contenedores vacíos que llenos". Dijo que la presencia masiva de furgones vacíos es lo que tantas demoras están causando a otros operadores que también hacen vida dentro del puerto. Por esa situación de retraso, la semana pasada 3 mil gandoleros se fueron a paro. Dio plazo de tres días a las almacenadoras para que le presenten todos sus documentos y la cantidad de contenedores llenos y vacíos que posee cada una, para luego ellos cotejarlas en una supervisión que efectuarán en una semana. De encontrar irregularidades en documentos y de comprobar un boicot "con el objetivo único de cobrar recargos por el tiempo de almacenaje, serán severamente sancionados", prometió. "Al parecer, las almacenadoras estarían cobrando recargos por el almacenaje de contenedores vacíos y ese recargo se ve reflejado en el producto final", insistió. Sin embargo, el presidente de la Cámara de Almacenadoras en la entidad, Francisco Correa, negó que se cobren sobreprecios por el resguardo de los cajones y aclaró que en todo caso los únicos que se verían afectados por la situación son las navieras, pues son ellas las que deben pagar moras a la consolidadora de carga que les arrendó el contenedor, por no entregárselas a tiempo. Para Correa, los contenedores vacíos dentro del puerto "es un mal necesario", pues "a las navieras les conviene más, según sus intereses particulares", dejar los furgones e ir a Puerto Cabello con espacio disponible para sacar cargas de exportación. "Es falso que cobremos sobreprecios, ni siquiera las navieras lo cobran. Lo que pasa es que nunca se llevan los furgones porque conseguirlos entre las montañas que hay es una labor titánica, y el tiempo es primordial en estas actividades", agregó Correa.