lunes, 29 de junio de 2009

Venezuela no descarta una devaluación y emision de bonos de la CVG, respaldado en oro.

Venezuela no descarta devaluar su moneda, pero el Gobierno está consciente del impacto que esa medida tendría en los ya altos índices de inflación del país, dijo el sábado el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez.
Hablando a periodistas durante un breve viaje a Nueva York, Rodríguez pronosticó que la inflación cerrará el 2009 en alrededor de un 28 por ciento y permanecerá "alta" en el 2010, hasta que Venezuela sea capaz de reducir su dependencia de los alimentos y bienes importados.
El tipo de cambio fijo de Venezuela de 2,15 bolívares por dólar estadounidense es percibido como insostenible por los economistas, que dicen que el presidente Hugo Chávez eventualmente deberá devaluar la moneda para contrarrestar una caída en los ingresos.
Rodríguez dijo que la moneda es una mercancía y que como tal no se pueden descartar ajustes a su precio, "pero es preciso tomar en cuenta los impactos que se producen".
En el mercado negro venezolano, el dólar tiene un valor de más de 6 bolívares. Para reducir la presión sobre el bolívar, el Gobierno y sus compañías estatales a menudo emiten, en el mercado doméstico, bonos denominados en dólares pero que pueden ser pagados en moneda local.
La firma petrolera estatal PDVSA actualmente está lanzando hasta 3.000 millones de dólares en bonos al 2011 e industrias básicas estatales con participación en la Corporación Venezolana de Guayana, o CVG, también están estudiando emitir alrededor de 4.000 millones de dólares en bonos denominados en bolívares, dijo Rodríguez.
Los ingresos del Gobierno de Venezuela se han visto impactados negativamente por la fuerte caída del año pasado de los precios del petróleo, la principal exportación del país.
El fondo, conocido como Fonden, actualmente posee reservas de entre 5.000 millones y 7.000 millones de dólares, dijo Rodríguez, añadiendo que el Gobierno también tiene unos 8.000 millones de dólares adicionales en préstamos de China, que serán pagados con suministros de petróleo crudo y combustible. Fuiente: Reuters.